De: El tempo en las manos

Louise Bourgeois (8522988358).jpg

 

Ignoro qué quería decirme la araña

¿Tal vez exhibir sus innatas cualidades para la danza, esa que se desarrolla en buena parte de puntillas, algo a lo que ella está tan habituada? Pero, ¿qué podría sugerirle yo allí, sujeto a la antigua postura fecal en el retrete?

¿Me estaba amenazando?

¿Acaso se me estaba insinuando, a sabiendas de mi desnudez?

Al final la pisé (la espachurré) no tanto por miedo sino constreñido por las emociones.

Casi siempre me ocurre así; me pueden

 

Anuncios

De Antología-17

 

RUI

Están ya en vigor el invierno

y la esperanzada filosofía…

 

 

Al cielo lo adorna el pájaro al volar

como si fuera un dibujo.

 

¿Ves cómo esperan la montaña y la camelia?

 

Yo también quisiera un alma, y confiar

De Diario.2

Foto 'Verum...-1

“El cielo es azul pizarra y rosa desvaído y la imagen es la noción del norte”

Don Delillo

La marca escrita de los días (así es este cuaderno) ayuda a rehacer la sensación de vida que se habrá acumulado como memoria. Se trata de un ejercicio (¿inofensivo?) más, el camino hacia una forma de melancolía

*

A veces las palabras que me vienen al discurso de la inteligencia parecen faltas de entrenamiento, de precisión. Entonces el discurso falsea mi intención, mi voluntad. Eso me desazona y, seguro, al lector

*

Esa mujer seria, circunspecta, con la que me cruzo cada mañana, hoy habrá pensado, aliviada, que, por fin, todo está en orden. Me ha visto con compañía femenina. (Tal vez en adelante decidamos saludarnos)

*

“Pero es que tú piensas las cosas enteras –le respondió-, tú eres un narrador. Y él solo es un poeta”

 

Aforismo.C Otoño

 

*”Si el Otoño no lo ha guardado en la memoria es que su interior era falso”. Así pensaba y vivió el maestro que nos enseñó a amar la lluvia

*¿Y la música en la hoja que, al caer, danza el ‘Otoño’?*

Las hojas se disponen sobre la hierba según su sonrisa, su palabrería, su grado de reconvención… Otoño es el enigma

 

Paisaje con agua

IMG_1846

 

Otra cosa fue hacia el atardecer, cuando el ánimo ya ha conseguido acomodarse a lo nuevo. Entonces accedimos a la magnífica y opulenta  Gran Plaza: la sensación plástica es muy efectista: fachadas ordenadas y distintivas –incluso entre sí-; presencia de los poderes: el administrativo, el de los antiguos gremios (algunos queriendo emular los fastos monárquicos con revestimientos –caprichos de nuevo rico- de paneles de oro) La presencia ‘onerosa’ de la iglesia, curiosamente, no se exhibe aquí, pero ya está bien presente en toda la ciudad, y la nación. Tampoco ese muñeco meón, el Manneken pis cuyo trazado mingitorio no han aclarado todavía si pretendió, en su día, invalidar la carga de dinamita del barril asesino o si es una velada admiración a las razones íntimas que el cuerpo humano sigue guardando para sí. Con todo, una ironía que nunca viene mal en estos avejentados cielos, brumosos por lo común

Aforis C.5

album-3

*El arte que el hombre ha ido legando a lo largo de la historia posee, ante todo, la belleza de su raro silencio. Él es quien, en realidad, primero encanta, seduce, acoge*

*El invierno basa en el silencio su autoridad*

*Me temo que ese ingrávido silencio del mar tiene mucho que ver con un argumento filosófico cuya antigüedad y precisión desconocemos*

Sicilia por la orilla

 

IMG_0015

Caltanisetta tiene plazas, palmeras y, a su vera, aparecen ya preciosos ejemplos de esas iglesias con un bis palaciego, de luminosa decoración, limpias y hasta cierto punto acogedoras. Uno, dentro, no se siente cohibido, amenazado. Antes bien se siente distinguido, realzado, un efecto tranquilizador que se repetirá en numerosos ejemplos posteriores. También se pueden apreciar, respondiendo a los principios de simetría y perspectiva que animaron el nacimiento de tantos centros urbanos diseñados a partir de los criterios del Barroco, las serenas fachadas palaciegas, hoy un tanto desconchadas por efecto del tiempo y la crisis económica (Tal cultura arquitectónica constituye una premisa esencial en esta isla, y así, una ciudad como Módica se anuncia como el corazón de la tierra del Barroco; y Catania como un ejemplo vivo)

Aforis C4.1

IMG_0420

 

*Sus últimas palabras se las reservó para sí*

*

*Las horas no confirman ni desmienten nada: se limitan a esperar. *

*

*El deporte, decía, es la cesión de la virtud principal: la discreción*

*

*La voz del silencioso es la más perdurable.*

*

*La virtud es una de esas organizaciones que rebosa de simpatizantes pero agoniza por falta de afiliados. (¡Reparad en la sutileza: la hipocresía como virtud!)*

*

*Música significa ante todo silencio. Luego, el sonido se va introduciendo en uno hasta convertirse en el ritmo de su interior,  el ritmo de la naturaleza. De ahí el encantamiento*

de Diario.1

ESCHER y yo - copia

 

+*Vivo la música como algo propio. Si no me alude por alguna emoción, si no me implica en un transcurso temporal, en una actitud, la ignoro, no existe, es solo un sonido de fondo sin relieve. (La atonal no me descansa; me desazona hasta el origen) La música, para mí, propicia: eso significa que, a su lado, algo adquiere significado. Con su compañía un viaje se inicia.

*

+*La gente constituye un entretenimiento ineludible. Solo tienes que dejarte ir un día cualquiera y observar. Ahí está todo: alegría y dolor, realidad y sueño, la confianza y la traición… “Voy a misa de doce” dice la señora ociosa que ignora la responsabilidad de la tarea doméstica en favor de una hipotética cura de su alma improbable. “¿Y usted qué quería”? dice la funcionaria que ha tenido que interrumpir el relato de sus desgracias personales a un visitante accidental. “Allí lo cobramos todo” dice una viajera casual a su acompañante delante de un escaparate. Suena a viejo la campana, asoma el sol cuando la lluvia no ha terminado de desmenuzarse sobre la vieja calle… La Armonía de lo cotidiano es una ley anterior, muy anterior a nosotros.

*

+*Los instrumentos de trabajo empleados por el hombre delatan un alto contenido espiritual: utilidad y destino, inteligencia y bienestar, pasión en la obra y amor de futuro. Nuestra historia manual es tan íntimamente convergente que resulta conmovedora.

-¿Quién podría decir: “habéis visto la lluvia”? La lluvia no se ve, ella es.

*

+*La duda es el gran argumento. En torno a ella se establecen todo tipo de relaciones para con el exterior y para con uno mismo. Ella conforma, a su modo silencioso, la realidad; su condición de interlocutor es inexcusable para el hombre cuerdo.

*

+*La sorpresa que puedan producir los acontecimientos del día no deberían ser motivo de contrariedad, al contrario; son el reclamo de la realidad del solitario, cuya función es destinar una parte de su tiempo a ordenar las piezas que al nacer le han entregado, o bien que han expuesto a su atención y curiosidad.

-Este frío de llovizna disuelto en un día sin luz evoca dolo y melancolía; un deseo, tal vez, de poder ser en un día transido de lamento por causa de ese barco, ya muerto, el Prestige, que ha robado vida al mar anegando las costas de podredumbre y silencio.

*

+*Existe un peligro de escritor: la mismidad. Y sin embargo es el único tema, convengámoslo.

Infantil

20161009_120259

La ballena amarilla, que era muy pequeña todavía, se acercó a su madre por un costado y le susurró: “tengo frío”. Su madre se preocupó mucho: “¿Frío, has dicho?”, le respondió en voz alta, muy sorprendida. “Sí, frío; tengo frío”, respondió la ballenita de un color casi amarillo. “Pero hija mía -volvió a decir la madre- si los peces nunca tenemos frío. Y las ballenas menos aún, por algo somos los peces más grandes de todos los mares…”. “Pues yo tengo frío”, insistió la ballenita, casi enfadada